Alimentos que parecen saludables ¡pero que no lo son tanto!

7 octubre, 2019

A primera vista parecerían una buena opción para ser incluidos en nuestra dieta saludable y mantenernos en forma, pero no todo es lo que parece y muchos resultan ser lo contrario. No se trata de que dejes de consumirlos, sino, que tengas conocimiento sobre lo que te estás llevando a la boca y conozcas su composición nutricional y propiedades. Así que, con esta información sabremos que no hay que abusar de ellos. 

Zumos industriales

Estas bebidas contienen un alto contenido de azúcar añadida y la fibra que se conseguiría de consumir la fruta entera, es omitida. Lo que básicamente los convierte en un alimento no tan beneficioso como pensaríamos. 

Barritas energéticas

Se suele recurrir a este tipo de alimentos entre comidas para saciar el apetito o como tentempié cuando se nos antoja lo dulce. Aunque son una opción, no se debe creer que es la alternativa más saludable pues contienen grasas saturadas, elevadas cantidades de azúcar, colorantes y otros aditivos que le otorgan precisamente ese sabor que nos gusta. 

Sopas de sobre

Se han convertido en una opción muy popular por su practicidad; son rápidas y fáciles de preparar y tienen un sabor nada despreciable. Sin embargo, el principal inconveniente es su gran cantidad de sal, por lo que no se recomienda hacerlas parte de nuestra dieta cotidiana. 

Cereales 

Lo más rápido y sencillo para desayunar sin duda y aunque existen opciones bastante saludables, hay algunas otras que no lo son tanto. Se debe prestar atención a la azúcar que contienen y las calorías, sobre todo porque aparentemente son sanos pero resulta que tienen añadidas azúcares y grasas trans. Lo mejor es mirar la etiqueta nutricional y no dejarnos llevar por las apariencias. 

Tortitas de arroz

Suelen comerse a media mañana como aperitivo, sin embargo, contienen saborizantes, sal y aceites además de contar con un valor nutricional muy bajo. Por si fuera poco, no sacian el apetito, por lo que difícilmente se optará por comer una sola. 

Yogur griego

Recientemente se ha popularizado este tipo de lácteo, pero no debemos perder de vista que al ser más espeso que el tradicional, está compuesto de más grasas. Sí contiene mayor cantidad de proteínas pero también más calorías por lo que su consumo debe moderarse. 

Chips de verduras

Son una opción que se ha elegido en lugar de las tradicionales, pero si miramos cuidadosamente la etiqueta, descubriremos que también son fritos y contienen colorantes y conservadores. Presumen ser vegetales, sin embargo están sometidas a un proceso de deshidratación, lo que las hace perder gran parte de sus vitaminas y minerales. 

Embutidos empaquetados 

Práctico y accesible en cualquier supermercado o tienda de conveniencia pero procesados, igualmente contienen espesantes como harinas, féculas de papa, exceso de sal y azúcar. 

Salsa de soya

Un aderezo que va casi con cualquier comida y aunque tiene un gran sabor y beneficios, su contenido de sodio es bastante alto; no la utilices en exceso en tus comidas. 

Así que ya sabes, ten en consideración esta información ¡Esbéltica no sólo te ayuda a sentirte mejor, sino a lucir mejor! Si deseas un menú personalizado y de acuerdo con tu estilo de vida, puedes visitarnos para ayudarte a lograr tus objetivos.